Las prótesis de última generación han mejorado la calidad de sus materiales por lo que la duración de las mismas se presume será de mucho más de 10 años. Por otra parte los métodos de diagnóstico actuales (ecografías y resonancias magnéticas) permiten diagnosticar precozmente una eventual ruptura, lo que haría necesario un recambio.

La colocación detrás o delante del músculo de las prótesis es una decisión que toma el cirujano de acuerdo con ciertas características de las mamas de la paciente. Como concepto general se puede decir que la evolución de la prótesis retropectoral es más impredecible que cuando la colocamos delante del músculo.

Se puede colocar debajo del músculo pectoral, o debajo de la glándula mamaria.

No se ha demostrado en ningún estudio científico que las Prótesis Mamarias puedan inducir en el desarrollo de cáncer u otras enfermedades. Sin embargo las Prótesis dificultan los estudios mamográficos comunes por lo que el especialista debe indicar a la paciente el procedimiento a seguir para un correcto control.

Las prótesis han de tener siempre la homologación sanitaria correspondiente y ser de la mejor calidad posible.

Las hay de diferentes materiales: Gel de silicona, hidrogel y suero salino, entre otras. No sólo se puede elegir material, sino forma y textura.

Es una intervención quirúrgica sencilla que consiste en implantación de unas prótesis mamarias.

No hay una edad fijada ya que cada persona desarrolla a una edad diferente. La regla que se suele seguir es que si una joven no cambia de talla de sujetador en seis meses, es que su mama no va a crecer más y por tanto está completamente desarrollada. La media suele ser los 17 años, aunque en muchos casos deja de crecer a los 15.

Los embarazos, los procesos de adelgazamiento o el pecho pequeño son circunstancias que pueden hacer conveniente esta intervención para lograr una imagen más atractiva.

La plástica nasal se realiza habitualmente a partir de los 17 años. En casos excepcionales donde existan severos complejos de los pacientes se puede operar en una edad menor corriendo el riesgo de que la nariz continúe creciendo.

No posee ningún efecto secundario negativo

El cirujano le recetará anti-inflamatorios y calmantes, para evitar las molestias que se presentan durante las primeras 24 horas. Durante una o dos semanas puede notar que la nariz esta tapada. También se recomienda no sonarse, y aplicar agua salina en spray para acelerar el proceso de recuperación de los tejidos.

Lo más importante es que la forma y tamaño se adecue a la estructura del resto del rostro y que el cartílago se corrija de manera correcta, generando un perfil lo más natural posible. Esta última es la técnica más delicada.

La mayoría de ocasiones se realiza desde el interior de las fosas nasales, no quedan cicatrices visibles. Cuando se realiza un procedimiento abierto, la incisión es casi imperceptible al cabo de unas semanas.

Si se remodela solo el cartílago, no es necesario. Si se modifica la estructura ósea, suele aplicarse durante una semana.

Al cabo de dos o tres días, el paciente puede realizar sus tareas cotidianas. No obstante, el cirujano le recomendará no realizar actividades que requieran esfuerzo físico durante los primeros días.

Alrededor de una hora.

La anestesia general ya que nos permite controlar mejor la función respiratoria. Pero en ocasiones se puede realizar mediante anestesia local si el caso lo permite.

En la modificación de la estructura ósea, así como en la remodelación del cartílago de la nariz.

La rinoplástia es una intervención que se utiliza para conseguir una mejor armonía del tamaño y forma de la nariz con el resto del rostro. También sirve para mejorar su funcionalidad, cuando la respiración se ve afectada.

No tiene ningún efecto secundario. La zona tratada sufre cierta inflamación que se va reduciendo, hasta desaparecer al cabo de un mes. La sensibilidad al tacto se suele recuperar en pocas semanas

En el mes posterior a la operación, se recomienda la aplicación de productos y masajes, para mejorar a la recuperación natural de la piel, así como el uso de la faja abdominal.

Las incisiones se realizan en zonas discretas, como el bajo vientre, por lo que no son fácilmente apreciables y en cualquier caso siempre se hacen en una zona cubierta por el bikini o el traje de baño estándares.

Al cabo de diez días, el paciente puede realizar sus tareas cotidianas, si bien el cirujano le recomendará no realizar actividades que requieran esfuerzo físico durante los primeros días.

Alrededor de dos o tres horas, variando en función de la morfología de la persona y de la reducción a realizar.

La anestesia suele ser general con hospitalización, aunque en ocasiones es posible realizarla con anestesia raquídea + sedación.

En la eliminación de piel sobrante, mediante incisiones en zonas discretas, combinada en algunas ocasiones con una liposucción abdominal.

Para solucionar problemas abdominales de tono muscular, exceso de grasa o flacidez.

De 6 a 8 años. Esto depende del cuidado postoperatorio de la piel, de los cambios excesivos en el peso corporal y de la exposición al sol.
Se debe tener en cuenta que el lifting no fija el resultado en una edad determinada sino que el proceso de envejecimiento sigue ocurriendo.

No posee ningún efecto secundario negativo.

Los resultados son inmediatos pero, para mantenerlos, es conveniente el uso de tratamientos médicos y cosméticos complementarios.

Durante el postoperatorio la zona tratada presentará cierta inflamación o hematomas que desaparecen a los pocos días.

Las incisiones se realizan en los pliegues detrás de la oreja o debajo del pelo, por lo que las cicatrices son prácticamente imperceptibles.

Al cabo de una semana el paciente puede realizar sus tareas cotidianas. Si bien, se recomienda no realizar actividades que requieran esfuerzo físico en los primeros días, ni tomar sol durante el primer mes.

La intervención dura alrededor de dos o tres horas.

Solo en los casos, en que por características especiales del paciente, o por la envergadura de la intervención, sea necesario.

La anestesia local con sedación es menos lesiva, más segura y proporciona una recuperación mucho más cómoda.

Si. Se puede complementar con una cirugía de párpados, para quitar arrugas y las bolsas de los ojos, eliminar las “patas de gallo”, levantar la cola de ceja o asociado también a un lifting de papada.

Porque sus resultados son muy buenos. El rostro se ve rejuvenecido de forma inmediata por lo que es uno de los tratamientos más habituales entre los mayores de 40 años.

Consiste en el estiramiento de la piel, acompañado de la recolocación de las estructuras internas, que por el paso del tiempo, están flácidas o caídas.

 

Se utiliza para eliminar la flacidez y ciertas arrugas en la cara y el cuello.

 

La zona más frecuente donde se realiza lipoaspiración es la cara externa de los muslos. En esta región el exceso de tejido graso se produce en un momento dado del desarrollo no sufriendo modificaciones con los cambios del peso corporal. Por tanto, no es habitual que se vuelvan a producir depósitos grasos en esa región.

 

En el mes posterior a la operación, se recomienda el uso de una prenda elástica compresiva y la aplicación de productos y masajes específicos, a fin de ayudar en el proceso de recuperación natural de la piel.

En el período postoperatorio la inflamación desaparece pronto y la sensibilidad al tacto se recupera a los pocos días.

La intervención se realiza con cánulas muy finas, por lo que las cicatrices, que tienen entre 3 y 4 milímetros de diámetro, son inapreciables a las pocas semanas.

 

La mayoría de pacientes pueden realizar sus tareas normales al cabo de dos o tres días. Aún así, el cirujano le recomendará no realizar actividades que requieran esfuerzo físico durante los primeros días después de la operación.

La intervención dura entre una y dos horas, variando en función de la cantidad y ubicación de la grasa a eliminar.

Puede recomendarse cuando la idiosincrasia del paciente lo requiere.

La anestesia local con sedación se utiliza de forma creciente, tanto en Estados Unidos, como en España, ya que es menos lesiva, más segura y proporciona una recuperación mucho más cómoda para el paciente.

En la mayoría de los casos, una sesión es suficiente. En aquellas intervenciones en donde deban aspirarse volúmenes muy importantes de grasa, puede ser conveniente que el paciente se someta a varias sesiones. De este modo se permite una mejor recuperación de la piel de la zona tratada.

Porque es una técnica muy eficaz, ya que los acumulos de grasa se aspiran y desaparecen, con lo que la silueta recupera su armonía en cuanto la intervención finaliza.

Las zonas más habituales son el abdomen, los flancos, las caderas y los muslos.

Cuando el paciente presente una obesidad generalizada se recomienda someterse a una dieta de adelgazamiento, con la posibilidad de someterse luego a una intervención de liposucción para el tratamiento de grasas localizadas.

La liposucción es una técnica que permite eliminar los acumulos localizados de grasa.

Se recomienda una intervención de liposucción a aquellas personas que poseen grasas localizadas en una zona específica del cuerpo y desean tener una silueta más estilizada

Load More